Sin lugar a dudas, el coach emocional, dentro del ámbito contemporáneo, emplea una variedad de técnicas holísticas para ayudar a las personas a lidiar inteligentemente con emociones dolorosas, bloqueos emocionales y creencias perjudiciales. El coach emocional y el manejo de los sentimientos ayudan, en efecto, a manejar los procesos afectivos. 

En términos generales, varias de estas técnicas relativas al coaching emocional, se enfocan en abrazar, comprender y respetar las emociones o creencias de una persona. Otras aproximaciones se concentran  en cambiar las emociones o creencias de una persona, de manera que las mismas se vuelvan placenteras y productivas. En nuestra Escuela de Coaching de Relaciones trabajamos con un poderoso método holístico de intervención.

Trabajar con emociones y creencias  

Trabajar con emociones y creencias siempre ha sido un aspecto un tanto controversial en lo que atañe al coaching. Existen, lógicamente, algunas legítimas preguntas relacionadas con esta práctica.  

Estas interrogantes bien podríamos sintetizarlas en el sentido siguiente. ¿Es en verdad posible cambiar la forma de pensar y sentir cuando a la persona se le demande? Si, en efecto, eso es posible, ¿sería, no obstante, prudente? 

Otras preguntas esenciales. ¿Cómo puede saber usted si la manera en que se supone debe pensar y sentir es la correcta y la actual no lo es? ¿Poseen las emociones una especie de sabiduría que hay que abrazar? ¿Pueden ser las emociones terriblemente disfuncionales? 

El coach emocional y la interpretación de las emociones

Con toda seguridad, la forma en que una persona responde a estas importantes interrogantes puede, desde luego, tener un enorme efecto en la manera en que la misma y su coach emocional gestionan tales emociones y creencias.

Sea cual sea el rumbo que la persona desee elegir, aceptando sus  pensamientos y sentimientos o transformándolos, existen muchas técnicas que un buen coach emocional puede usar para llevar a cabo estos procesos. 

La inteligencia emocional a flor de piel

Uno de estos mecanismos interesantes consiste en llevar a cabo con la persona un interrogatorio profundo, con el fin de examinar sus  creencias y tener, en consecuencia, una mayor comprensión de las mismas.  

Resulta sorprendente que casi todas las personas descubren aspectos  sorprendentes sobre sus creencias en el proceso. Un coach emocional puede hacer preguntas desde nuevas perspectivas o preguntas que van más allá de lo percibido. 

Ciertos coaches emplean técnicas muy específicas, como la técnica del “¿por qué?”. El coach le pregunta al cliente lo que este quiere o piensa. Cuando el cliente responde, el coach le pregunta de nuevo «por qué quieres eso». En este proceso salen a luz respuestas que ayudan a entender y modificar procesos emocionales concretos. 

Modificando el esquema emocional hacia aspectos positivos

Es muy importante saber que un coach emocional no pretende con el cliente hacerlo cambiar de opinión. El coach solo trata de que la persona se centre en los aspectos positivos de su particular situación, es decir, en los desafíos a los que se enfrenta.  

Estas técnicas se utilizan para ayudar a la persona a descubrir, entender y/o aceptar sus  creencias. Por lo general, también contribuyen  a aceptar y aprender de las emociones expresadas.