Casi todas las relaciones de pareja suelen pasar por preocupantes altibajos, en los cuales influyen ciertos aspectos tales como: la falta de comunicación, el estrés, malentendidos diversos o los problemas emocionales que pueda experimentar alguno de los miembros. ¿Cómo el coaching puede mejorar la relación de pareja?

Desde luego, si estas alteraciones no se abordan a tiempo, es probable que dichas dificultades puedan conducir a una lamentable ruptura. Hoy por hoy, las separaciones y divorcios son bastante frecuentes.

Si por alguna razón usted está atravesando en su relación de pareja por una crisis que requiera una solución apropiada, las sesiones de coaching le pueden ayudar a conseguir esa estabilidad, sosiego, complicidad y pasión un tanto perdidos

¿Cómo funciona el coaching para parejas? 

Como hemos señalado en otras entradas, el coaching es una técnica que solemos asociar al aprendizaje, con la finalidad de alcanzar metas personales o procurar éxito a nivel profesional. 

El coaching para parejas funciona a partir del propósito de articular  una relación sana y respetuosa, en la cual se pueda crear y alcanzar un proyecto común placentero y dichoso. Se trata de mejorar la relación de pareja.

Es bastante obvio que la mayoría de las personas desean vivir una vida plena en pareja. No obstante y en muchas ocasiones, este camino que comenzamos con ilusión y perspectivas, a medida que pasa el tiempo se distorsiona, conduciéndonos hacia unos sentimientos de dolor y decepción que no sabemos cómo resolver. 

El reinvento del amor

No se trata, pensamos, de que la finalidad última de las personas sea tener pareja. Es también muy válido ser plenamente felices sin una relación, aunque sabemos con certeza que la naturaleza humana es social y, por tanto, tendemos a querer estar en compañía de otros. 

Por otra parte, conviene aprender a conocer cuándo una pareja no es la adecuada porque, de algún modo,  resulta perjudicial para nuestras emociones o, simplemente, porque nuestros proyectos de vida son muy diferentes.

En nuestra Escuela de Coaching de Relaciones trabajamos con parejas que buscan mejorar su relación. Las sesiones de coaching para parejas sirven para adquirir hábitos saludables para una relación feliz y duradera.

Alcanzar una relación sana y placentera

Evidentemente, en una relación de pareja sana y, digamos, feliz,  suelen estar visibles ciertos aspectos elementales. Cuando, por distintas razones, no sabemos o no podemos potenciarlos lo suficiente, entonces las sesiones de coaching nos ayudan a trabajarlos.

De acuerdo con nuestra experiencia y el trabajo profesional llevado a cabo en la Escuela de Coaching de Relaciones, los aspectos más importantes que usted puede aprender a desarrollar para darle mejor calidad a  su relación de pareja son los siguientes.

Comprometerse. Para que una pareja pretenda ser duradera, ambas partes deben tener claro que desean una relación a largo plazo y que están dispuestas a comprometerse para conseguirlo. 

Un proyecto en común. Un proyecto de vida en común es clave  para que la relación marche bien. Los principios y necesidades de ambos, tienen que confluir para que exista una motivación poderosa. 

El arte de la comprensión. Conocer, tolerar y respetar las necesidades del otro forma parte esencial del compromiso que se adquiere en una pareja madura. Explorar todo aquello que les hace dichosos y tratar de obtenerlo. 

Plena Confianza. Cientos de parejas se debilitan por la constante ausencia de confianza, cuya presencia suele ocultar miedo al rechazo o la falta de autoestima del miembro que desconfía del otro. Hay que reforzar plenamente la confianza.  

El respeto es clave. Desafortunadamente, es común observar a  parejas que no se respetan. Muchos estudios hechos recientemente, demuestran que el maltrato en las relaciones de pareja es un fenómeno frecuente y habitual. 

¿Nos comunicamos bien? La ausencia de comunicación o su debilidad, es uno de los principales problemas en la pareja. En muchas ocasiones esto ocurre por no dedicar tiempo suficiente. En otros casos, por no saber transmitir lo que sentimos y pensamos de forma clara y directa.